Avisar de contenido inadecuado

GUILLERMO CASTELLANOS - Huellas del Caminante - participante LA MAGIA DE LA PALABRA 2010...

{
}

Paisaje del Silencio - Alba Bautista

 

 Autor: Alba Bautista - Libro: El Lenguaje del Alma - URBANA - EL PRETEXTO 2010.

GUILLERMO CASTELLANOS

 Huellas del Caminante

Desde el centro de un país multicolor, nace en Octubre de 1988, un caminante de cuyo nombre algunos han oído, Guillermo Castellanos.

 A lo largo de su escasa  pero loca juventud, éste caminante ha recorrido senderos llenos de letras; aquellas que se han concebido y plasmado a lo largo de nueve años, espacio y lugar donde hay cabida para todo instante, escribe para vivir y soñar la vida misma, obturando y haciendo tinta, hasta los más minuciosos detalles, aquellos que pasan desapercibidos para algunos, pero no para quien hace de estos su mejor escrito.

 Durante su aprendizaje, se ha labrado como soñador y creador de relatos, poemas y escritos, en los que impregna y desnuda hasta su más intima huella.

 En invierno de 2008, este caminante junto a los demás ojos curiosos, ven hecha realidad su primera publicación en “PALABRA LIBRE” – “Encuentro Nacional de Escritores” – Colombia – “EL PRETEXTO” – URBANA.

 Hoy, un año después, el creador de tinta carmesí sobre papel, deja una huella más, aquella con la que seguirá alimentando sus pasos gigantes a través de nuevos matices y caminos; y con la que dejará ver ante antiguos y nuevos ojos curiosos, lo mejor de sí...   

 

LA CATEDRAL DE LOS SUEÑOS QUEMADOS…

 Mil veces recorrí aquellas calles en las que mucho antes que mi sombra pisara el adoquín de la ciudad y la juventud de los abuelos se fuera a volar, existió un lugar muy sagrado, mucho más que la virginidad de los ángeles…

 Mil veces oí cómo las grandes campanas le susurraban al viento el orden del día y oí mil más, mientras cantaban al mar de cemento unos boleros subterráneos a la hora del té.

 Mil veces vi en el atardecer sombreado, millones de hormigas andaban en procesión para llenar las bancas de aquella onomatopéyica construcción; sus pulmones, saturados de esperanzas, se vaciaban al compás de las tonadas nacientes de su voz.

Todo parecía de corte angelical. Letra a letra, un dulce niño contaba hasta diez y tras tres relevos, dibujaba a Dios escribiendo en los cielos donde Gea y Urano fueron uno, y la corte imperial de Ra comió estrellas azuladas.

 Un demonio que pasaba por allí, la mira. Fue de esquina a esquina buscando el quiebre perfecto. Detalló una a una las grandes piedras que la conformaban y pudo leer en sus ojos que los días de gloria iban a terminar. Su corazón sentía el peso de los años. La catedral seguiría; él no tiene la pureza suficiente para entender la salvación.

 Entre mil veces y mil veces más, hubo un tiempo, un tiempo dormido en el que mi alma salió de viaje y tuvo la oportunidad de hablar con El Principio. Me cuenta que de los miles y miles de viajes que hizo, la tierra fue el primero de los infiernos que le gustó.

En cada viaje, recogió una estalactita de suelo para plantarla al descansar. En la tierra soltó su gran tesoro de vida y levantó un gran edificio. La belleza que lo cubría era única, a tal punto que el principio se enamoró de su nuevo fenómeno imposible y le entregó vida propia para poder ser uno.

 Aquél principio de todos los principios, cayó de rodillas muriendo por su gran vicio; todos los infiernos conocidos no le bastaron para saciar su levedad infinita.

Era momento de adornar su conciencia y darle una sonrisa rígida a sus pies de marfil.

 El principio fundió su amor sobre la niña querida de su piel. Ahora la catedral sueña los sueños del principio en su nueva vida, la vida de tierra.

 De los miles que conté y noté, fue al principio al que más odié, no sólo por soñar en silencio, mi odio nació por saber que la muerte fusiló al bien y coronó al mal hecho piedra.

 Mil veces lo diré.

Ver por mi pequeña ventana no me hace muy bien.

Escuchar a los viejos entregar su paz por un pedazo de tela manchada no protege mi calor.

Odio entender la sutileza de sus lágrimas al fosforecer.

 Quizá es hora de emprender la liberación. 

 

 I + I son 3

 Una de cada diez que iba al baño me fascinaba ver cómo la pobre taza, blanca y esmaltada, recibía mis mal llamados desechos con gran pasión y con gran admiración.

Nunca entendía por qué no decía nada. Estaba ahí, quieta y expectante, a la espera de que volviera a visitarla.

Un día le tuve lástima.

 

Siempre me inquietó poder preguntarle a los adultos sobre el silencio que cada vez más encontraba entre ella y yo, entre ella y los que la buscaban constantemente.

Tuve la oportunidad de hablar con un tío sobre el tema. Con su respuesta, pude entender que no fue de su agrado, y que mejor se quedaba en sus cosas a discutir las mías.

 

Todos pensaban que era un chiste hablar sobre la taza.

¿Qué objeto tenía gastar mi tiempo en tal asunto?

¿De casualidad no tendría otras cosas en qué pensar?

Recordé que habían pasado las diez veces acostumbradas y que era el momento de volverla a ver.

Descubrí que aun continuaba con aquél dilema, y que debía de una buena vez, cerrar el tema y continuar con el resto de mi vida.

 

Frente a frente, la taza y yo nos miramos y no pasó nada. Así por varios minutos, y no pasaba nada. Con tanta mirada, y porque un dolor empezaba a nacer en mi cabeza, dejé de mirarla y me concentré en mi cometido.

 

Una vez más abusé de ella.

No dijo nada, no sintió nada.

Nuestra relación será siempre así.

 

Ese es nuestro amor.

 

{
}
{
}

Comentarios GUILLERMO CASTELLANOS - Huellas del Caminante - participante LA MAGIA DE LA PALABRA 2010...

...y la guillo-tina se vuelve a hacer sentir.        ¡ Eso, esta muy bien!
roger araque roger araque 25/05/2010 a las 20:56
Me encanta la amera como escribe se identifica con su personalidad y mas aun lo admiro por  dejar huella de sus pensamientos y de sus ideas que aunque locas reales.

 
Carmenza castro Carmenza castro 26/05/2010 a las 02:16
<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610611985 1073750139 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->
Que bella manera de pensar en lo cotidiano. ¿Y es que acaso no habitamos el mundo con cada átomo? Sin en esto pensáramos, hablaríamos íntimamente con cada estrecha parte del universo.
david aldana david aldana 27/05/2010 a las 02:04

Que bella manera de pensar en lo cotidiano. ¿Y es que acaso no habitamos el mundo con cada átomo? Sin en esto pensáramos, hablaríamos íntimamente con cada estrecha parte del universo.
david aldana david aldana 27/05/2010 a las 02:05

Que bella manera de pensar en lo cotidiano. ¿ Y es que acaso no habitamos el mundo con cada atomo? Si en esto pensaramos, hablariamos intimamente con cada estrecha parte del universo.
david aldana david aldana 27/05/2010 a las 02:10


<!-- /* Font Definitions */ @font-face {font-family:"Cambria Math"; panose-1:2 4 5 3 5 4 6 3 2 4; mso-font-charset:1; mso-generic-font-family:roman; mso-font-format:other; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:0 0 0 0 0 0;} @font-face {font-family:Calibri; panose-1:2 15 5 2 2 2 4 3 2 4; mso-font-charset:0; mso-generic-font-family:swiss; mso-font-pitch:variable; mso-font-signature:-1610611985 1073750139 0 0 159 0;} /* Style Definitions */ p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal {mso-style-unhide:no; mso-style-qformat:yes; mso-style-parent:""; margin-top:0cm; margin-right:0cm; margin-bottom:10.0pt; margin-left:0cm; line-height:115%; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoChpDefault {mso-style-type:export-only; mso-default-props:yes; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-fareast-font-family:Calibri; mso-fareast-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin; mso-bidi-font-family:"Times New Roman"; mso-bidi-theme-font:minor-bidi; mso-fareast-language:EN-US;} .MsoPapDefault {mso-style-type:export-only; margin-bottom:10.0pt; line-height:115%;} @page Section1 {size:595.3pt 841.9pt; margin:70.85pt 3.0cm 70.85pt 3.0cm; mso-header-margin:35.4pt; mso-footer-margin:35.4pt; mso-paper-source:0;} div.Section1 {page:Section1;} -->

Que bella manera de pensar en lo cotidiano. ¿Y es que acaso no habitamos el mundo con cada átomo? Sin en esto pensáramos, hablaríamos íntimamente con cada estrecha parte del universo.
david aldana david aldana 27/05/2010 a las 02:11
JAJAJA, muy escatológico el último escrito I+I.
Stella Mariscal Stella Mariscal 03/02/2011 a las 23:27

Deja tu comentario GUILLERMO CASTELLANOS - Huellas del Caminante - participante LA MAGIA DE LA PALABRA 2010...

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre